miércoles, 1 de enero de 2014

Feliz año nuevo.

De mis 26 años, el 2013 fue uno de los más productivos que he tenido en distintos aspectos. Arrasé con mis estudios, conocí personas con historias asombrosas y me hice amigo de muchas de ellas, viajé más, tomé más fotos, taché algunos sueños de la lista, aprendí a hacer cosas que siempre deseé, experimenté aún muchas más, cometí muchos errores pero no les permití que me frenaran, luché contra mis miedos y gané, y me amé más.

Pero ¿Qué hizo diferente al 2013 de los demás años?
No descubrí ninguna fórmula secreta para cambiar milagrosamente, ni hice ningún ritual que me transformó, tampoco renací por arte de magia cuando el reloj dio las 12. Aprendí después de mucho tiempo, y con mucho esfuerzo, a decidir entre las cosas quiero en el presente y las cosas que realmente deseo lograr y aunque me falta mucho por trabajar sé que el 2014 será mil veces mejor. Es una locura creer que un año será diferente simplemente por ser nuevo, sin un cambio de actitud las cosas seguirán el mismo rumbo.
Feliz año nuevo.

No hay comentarios.: