domingo, 26 de enero de 2014

Pobre hombre iluso

Pobre hombre iluso, pobre hombre ingenuo, creíste conocer la belleza, más no imaginaste que tropezarías con este ángel, un ángel de luz, un ángel de ensueño, que te sembró en el corazón un deseo: volver a nacer, con tu mirada clavada en su rostro, con su rostro tallado en tus memorias, pobre hombre ¿Porque confundes tu camino? Si su belleza te guía, si su belleza te atrae, como una sirena con su canto.

Y cuando caigas de rodillas doblegado por la agonía, recuerda a esa mujer con alas de ángel, a ese ángel con cara de mujer, y levántate y grita y recobra tu vida, pues si no es por la belleza y el amor, dime tú hombre iluso ¿Para qué escribir con el corazón?

Que tu crimen no sea más cruel que un mundo sin ella, que su crimen no sea otro más que ser bella. Tú, hombre ingenuo, que pides y añoras un mundo justo, no pierdas tu tiempo soñando despierto, escucha mi consejo pues la vida no espera, lucha por amor y justicia, por valor y nobleza, y que tu esfuerzo se opaque únicamente por el poder de su belleza.

Pobre hombre iluso, pobre hombre ingenuo, espero que escuches mis palabras del otro lado de este espejo.

No hay comentarios.: